¿Quién?

Hay un Algo Eterno. Siempre ha existido Algo. Algo no tiene principio. Si este Algo tiene necesidades, puede satisfacer sus necesidades por sí mismo. Para existir no necesita nada más. Y no puede producir otro exactamente igual o superior a él. Cualquier cosa que sea producida no es eterna. Por consiguiente, el Algo Eterno no puede producir otro Algo Eterno. Siempre será superior a cualquier otra cosa que exista.

El Algo Eterno debe escoger cambiar las cosas. El Algo Eterno es eterno. Siempre ha existido independiente de otro. Y más importante, sólo él ha existido siempre. ¿Qué significa eso? Significa que ningún evento puede ocurrir sin el consentimiento del Algo Eterno.

El Algo Eterno no es una máquina programada o controlada por una fuerza externa a él mismo. Debido a que no tiene necesidades, él no produce nada por necesidad. Así que si produce Algo Más, debe decidir hacerlo. Esto significa que el Algo Eterno tiene voluntad; por consiguiente es personal. Así que el Algo Eterno debe ser un Alguien Eterno. Ese Alguien Eterno es Jehová.

1