Galileo Galilei en la Historia del Cristianismo

Galileo Galilei (1564-1642) es recordado como un gran astrónomo, filósofo, físico y matemático; y por sus aportes que incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante para la Teoría Heliocéntrica de Nicolás Copérnico. También ha sido considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna» y el «padre de la ciencia» por su estrecha relacion con la Revolución Científica del s. XVII.

Su papel en la historia del cristianismo consiste en que su vida estuvo envuelta en el centro de una controversia entre el poder político de Roma, representado en este caso por la Inquisición, y la libertad del pensamiento científico investigador. En 1610 Galileo inventó un telescopio con el cual inició investigaciones de astronomía. Como resultado de sus estudios llegó a la conclusión de que Copérnico estaba en lo cierto en cuanto a que el centro del sistema solar era el Sol, no la Tierra.

Galileo era intrépido y un poco violento a la hora de exponer sus ideas. Por su lado la Iglesia Catolica se habia declarado en contra de la teoria de Copérnico. Pero Galileo no solo sostenía que el heliocentrismo era correcto sino que estaba en armonía con la Biblia lo que irritó grandemente a los lideres religiosos. En 1633 la Inquisición lo condenó a cadena perpetua con arresto domiciliario (debido a su edad) por considerar sus enseñanzas como una herejía.

Pero aunque muchos consideran el conflicto entre Galileo y la Iglesia como un triunfo de la Ciencia sobre la religión, la verdad es que este científico en su defensa siempre expresó su fe en Las Escrituras. Tambien manifestó que la Biblia fue escrita de forma que la entendiera todo el mundo y que las referencias concernientes al aparente movimiento del Sol (como Josué 10:13) no debían interpretarse de manera literal. Es decir que Galileo nunca entró en contradicción con la Biblia sino con los lideres religiosos de su época.

Hoy es totalmente aceptado que la Tierra es la que se mueve alrededor del Sol, y no al revés. Por lo tanto el pasaje de Josué 10:13 Y el sol se detuvo y la luna se paró no es una afirmación astronómica, más bien es la expresión de uno que observa a simple vista desde la Tierra.

¡Aprendamos la lección, la verdadera ciencia no se opone a la verdad de La Palabra de Dios!
0