Resurrección vs. Reencarnación

Existe una diferencia fundamental entre las enseñanzas de la reencarnación y la doctrina de la resurrección: la reencarnación plantea que el alma pasa a otro cuerpo después de la muerte una y otra vez hasta que queda sin deudas de sus vidas anteriores (Karma) y alcanza su estado final (Nirvana); en cambio la resurrección, como la plantea el cristianismo, dice:


Está establecido que los hombres mueren una sola vez, y después viene para ellos el juicio. Hebreos 9.27

Este versículo es central para el criterio bíblico de la muerte. Se dice que el hombre tiene una sola vida y además se asocia la muerte con el juicio, lo que esclarece aun más la diferencia entre los dos puntos de vistas. Más que ponerlo en otro cuerpo, debido a sus pecados, Dios juzgó el pecado en Adán introduciendo la muerte, es decir, separando el cuerpo del alma. La perfección del cuerpo ocurre cuando se elimina esa maldición, cuando el pecado y todos su efectos son borrados mediante el sacrificio de Cristo.

La reencarnación enseña que la vida en este mundo es una maldición y que la muerte es un escape, pero la resurrección afirma lo opuesto: la vida es una bendición y un rico regalo de Dios, en tanto que la muerte es el castigo por el pecado:

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6.23
5