¡Descubren Dinosaurio en el Estómago de un Mamífero!

Una vez nos complace presentarle un artículo interesantísimo publicado en Apologetics Press por el Dr. Brad Harrub, Ph.D.,en donde se resalta este importante descubrimiento que se constituye en una prueba más para rechazar la Teoria de la Evolución Orgánica y de una manera contundente en una evidencia cientifica que señala a un Diseñador inteligente como la fuente de la creación:

«La gente está “tomando las armas” en Dover, Pennsylvania, a causa de la decisión del consejo escolar de enseñar el Diseño Inteligente juntamente con la teoría evolucionista. Se ha marcado los límites de la batalla y se ha presentado los litigios. La Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU—por sus siglas en inglés) ha comenzado un juicio de parte de 11 padres, declarando que esto es “creacionismo disfrazado”, y por ende no es “ciencia real”. Ellos sostienen que la única teoría científica que debería permitirse en las aulas de clase es la teoría carente de Dios, conocida como la evolución orgánica. Después de todo, es la única teoría que es “científica”. Me pregunto si en sus tácticas de intimidación legal, la ACLU se ha detenido a considerar la información científica más reciente. Si los miembros de la ACLU quieren preservar la “verdadera ciencia” en las aulas de clase, entonces deberían dar la bienvenida a teorías diferentes a la evolución orgánica. De hecho, un nuevo descubrimiento está causando que los evolucionistas se justifiquen ante el público en general al presentar otra historia sin fundamento.

Considere la siguiente evidencia. La mayoría de horarios evolutivos indica que los mamíferos evolucionaron de los reptiles. De hecho, el libro de texto que usé en mis clases de biología general en el primer curso en la universidad, señala: “Durante la Era Mesozoica, los reptiles, que habían evolucionado anteriormente de los anfibios, llegaron a dominar y a su vez dieron origen a los mamíferos y las aves” (Raven y Johnson, 1989, p. 432). George Gaylord Simpson sostuvo que según la teoría evolutiva estándar, no existían mamíferos avanzados en la “era de los dinosaurios”. Sugirió que los dinosaurios llegaron a extinguirse en el Período Cretáceo, y los únicos mamíferos que habían evolucionado hasta ese punto (incluso hasta el final del periodo) eran “pequeños, mayormente del tamaño de un ratón y raros” (1957, énfasis añadido). Esta es una explicación lógica si se afirma que los mamíferos evolucionaron de los reptiles, ya que esto requiere que los mamíferos aparecieran mucho después.

Los evolucionistas consideran que los 65 millones de años de la historia de la Tierra (la Era Cenozoica) es la “era de los mamíferos”. Sin embargo, el descubrimiento de varios fósiles pequeños de mamíferos ha desafiado esta noción.

Por ejemplo, en el año 2001, se dio cobertura de primera plana a un reporte que coincidía con las creencias de los evolucionistas concernientes a la evolución de los mamíferos. Se descubrió en los depósitos de Lufeng de la Provincia de Yunnan, China, una criatura pequeña parecida a un ratón, designada hadrocodium (Luo, et.al., 2001). Se sugirió que esta criatura pequeña del tamaño de un ratón era uno de los candidatos favoritos para el antepasado mamífero primitivo del hombre. Por ende, se debía hacer “algunos cambios menores” a la teoría evolutiva para sugerir que los mamíferos evolucionaron millones de años antes de lo esperado, y que algunos mamíferos realmente coexistieron con los dinosaurios. No obstante, la literatura científica señaló rápidamente que estas criaturas probablemente fueron “pequeñas y nocturnas”.

Un descubrimiento que se reportó en la edición del 13 de enero de 2005 de la revista Nature, cuestionó todo lo que los evolucionistas han sostenido concerniente a los dinosaurios y mamíferos. La Prensa Asociada reportó: “Los aldeanos que cavaban en el yacimiento rico en fósiles de China, han descubierto los restos preservados de un pequeño dinosaurio en el estómago de un mamífero. Este es un descubrimiento alarmante para los científicos que hace mucho tiempo han creído que los mamíferos antiguos no pudieron haber atacado o comido a un dinosaurio” (Verrengia, 2005). Ahora no solamente tenemos prueba adicional de la coexistencia de mamíferos y dinosaurios, ¡sino también tenemos evidencia científica de un mamífero grande que comió a un dinosaurio! Se descubrió los restos fósiles de dos mamíferos diferentes. Uno era el 50% más grande que los fósiles mamíferos antiguos que se consideraba que habían vivido con los dinosaurios. A este hallazgo se le llamó Repenomamus giganticus. El otro, Repenomamus rubustus, estaba completamente intacto—y tenía un dinosaurio en su estómago. Yoaming Hu y sus colegas señalaron:
Durante la preparación del espécimen, se encontró un pequeño grupo de huesos pequeños dentro de la caja torácica, en los lados ventrales de las costillas torácicas posteriores izquierdas y las vértebras, donde se ubica el estómago en mamíferos existentes. La dentición [dientes—BH] no duplicada y los huesos de los miembros y falanges [huesos de los dedos de los miembros inferiores o superiores—BH] en el grupo confirman que pertenecían a una criatura pequeña de Psittacosaurus, un dinosaurio herbívoro que es común en Jehol Biota. Los dientes serrados en el esqueleto son típicos de los Psittacosaurus jóvenes. El cráneo y la mayor parte del esqueleto del Psittacosaurus pequeño están rotos, desarticulados y dislocados, a diferencia del R. robustus, el cual está básicamente en su estado anatómico original. Aunque son fragmentarios, se conserva los huesos del Psittacosaurus en un área restringida. Estas condiciones indican que el contenido estomacal del mamífero es el esqueleto pequeño del Psittacosaurus (Hu, et.al., 2005, 433:151).
Al hablar de este hallazgo impresionante, la escritora de Nature,Anne Weil, observó: “Los descubrimientos de mamíferos grandes y carnívoros del Periodo Cretáceo desafían el punto de vista que se tenía por mucho tiempo que los mamíferos eran pequeños y sin importancia. ¿Han estado los paleontólogos haciendo la pregunta equivocada?” (2005, 433:116). Tal vez una mejor pregunta sería: ¿Han estado los paleontólogos analizando la información a través de los lentes evolutivos confusos? Pero recuerde que la ACLU y el Centro Nacional por la Educación Científica están luchando activamente contra cualquiera que cuestione la enseñanza de la teoría evolucionista en las aulas de clase.

¿Recuerda el enunciado de George Gaylord Simpson? Él sugirió que los mamíferos eran “pequeños, mayormente del tamaño de un ratón y raros”. Aunque como Weil señaló en Nature, no se puede calificar a estas criaturas como “pequeñas” o del “tamaño de un ratón”. Al comentar sobre los dos esqueletos que se descubrieron, ella señaló: “Ni tampoco es de un mamífero pequeño. Uno tiene más de un metro de largo. El otro parece que tiene un dinosaurio pequeño desmembrado en su estómago” (433:116). Este descubrimiento pone en duda todas las especulaciones que los evolucionistas han propuesto concernientes a los dinosaurios.

Por ejemplo, la mayoría de libros de texto modernos registra que los dinosaurios determinaron básicamente el tamaño que los mamíferos alcanzaron. Supuestamente, mientras los dinosaurios estuvieron en existencia, los mamíferos estuvieron forzados a continuar siendo pequeños, y tenían que rebuscar comida en la noche. El sitio Web del Museo de Paleontología, patrocinado por la Universidad de California, Berkeley, lista algunas cosas que los evolucionistas consideran como hipótesis inválidas para la extinción de los dinosaurios. Una de esas hipótesis “inválidas” es:
Aún mejor, se puede decir que los mamíferos dominaron a los dinosaurios, pero esto no se puede falsear fácilmente, y ninguna evidencia la sostiene. No podemos reconstruir el antiguo ecosistema cretácico y ver si los mamíferos estaban ganando la competencia contra los dinosaurios por comida, espacio y recursos. El registro fósil es muy pobre y no preserva muy bien el comportamiento. Sabemos que los dinosaurios y mamíferos evolucionaron juntos durante la mayor parte de la era Mezosoica; los mamíferos permanecieron siendo pequeños y solamente aumentaron lentamente en diversidad (Museo de Paleontología, s.d.).
Considere por un momento cuántas veces la evidencia ha contradicho completamente la teoría de la evolución. Tenemos prueba científica de huellas de elefante y dinosaurio en la misma ubicación. Tenemos evidencia científica de petroglifos de dinosaurio que hombres que vivieron algunos cientos de años atrás grabaron en paredes de piedra. Tenemos evidencia científica de mamíferos grandes que comieron a dinosaurios. La evidencia científica continúa señalando que un Diseñador inteligente es la fuente de la creación. Sin embargo, ¡la ACLU quiere mantener este enfoque lejos de los estudiantes! Es un asunto de tiempo hasta que los evolucionistas cuentistas coloquen este último hallazgo en un armario solitario y oscuro—donde permanecerá al lado de otros esqueletos cuestionables. En algún momento debemos preguntarnos, ¿cuántas veces vamos a desechar la información y conservar la teoría de la evolución, en vez de aceptar la información científica y desechar la teoría de la evolución?»
0