La Biblia Niega la Fe Ciega

Muchos escépticos piensan que el cristianismo es para gente que no quiere pensar. Los cristianos a menudo son caracterizados como personas que creen todo lo que se dice en los púlpitos de las iglesias. La fe es considerada como algo que uno cree ciegamente - sin pruebas. Sin embargo, este punto de vista no representa el cristianismo bíblico.

Contrario a lo que muchos escépticos creen, la Biblia desafía a sus lectores a probarla y llegar a una conclusión razonable. No son los cristianos que creen a ciegas, y los que enseñan que la verdad puede ser conocida a través de la «oración». Esta creencia  conduce al engaño y crea individuos susceptibles a la conversión por los cultos.

¿Qué Enseña la Biblia?

Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno

Contrariamente a lo que muchos no creyentes piensan, la Biblia no enseña la fe ciega. De hecho, la Biblia realmente dice a los creyentes sométanlo todo a prueba (1 Tesalonicenses 5:21). Ningún otro libro "santo" recomienda a sus lectores poner a prueba lo que realmente dice. La Biblia puede hacer tal declaración porque pasa las pruebas de la veracidad, lo que ningún otro libro religioso puede.

¿Cómo determinar si la Biblia es verdad? La única forma es poniéndola a  prueba y viendo si es razonable. El Salmo 19 nos dice que:

«Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos. Un día comparte al otro la noticia, una noche a la otra se lo hace saber. Sin palabras, sin lenguaje, sin una voz perceptible, por toda la tierra resuena su eco, ¡sus palabras llegan hasta los confines del mundo!»
El propósito de este pasaje es mostrar cómo el universo declara el amor de Dios y Su diseño. De hecho, la Biblia dice que la evidencia para el diseño de Dios del universo es tan fuerte que la gente está "sin excusa" al rechazar a Dios y su plan de salvación.

La Importancia de la Mente en la Vida de los Creyentes y No Creyentes

La Biblia anima a la gente a usar sus mentes. De hecho, la Biblia dice que Dios creó a los seres humanos y los dotó de una mente para que se utilice. La Biblia dice que Dios y Jesucristo probarán las mentes (así como los corazones) de las personas. Incluso, en el acto del culto (la oración y el canto) deben participar tanto el espíritu como la mente.


La Biblia Anima a las Personas a Adquirir Conocimientos

La mente del prudente adquiere conocimiento, y el oído de los sabios busca la ciencia. (Proverbios 18:15)

El libro de Proverbios en el Antiguo Testamento ofrece consejos prácticos para vivir, criar a los hijos, y tomar buenas decisiones. Daniel, uno de los mayores ejemplos de fe, que tuvo una vida de oración increíble, era también un hombre de gran conocimiento e inteligencia, y utiliza esta habilidad para dar testimonio a Nabucodonosor, rey de Babilonia. Salomón, en sus oraciones a Dios, pidió sabiduría y conocimiento, y así le fue dada.

La Fe Bíblica Está Basada en el Conocimiento de la Sana Doctrina

Dios quiere que los creyentes estén informados, especialmente en cuanto a su fe. La falta de conocimiento conduce a la apostasía y la destrucción, como el mismo Dios dijo a Oseas: "Mi pueblo es destruido por una falta de conocimiento." Un celo por Dios no es suficiente para agradar a Dios, ya que muchos judíos tienen este celo, pero están fuera de lugar porque "no es de acuerdo con el conocimiento." La Biblia anima a los creyentes a tener una fe basada en el conocimiento, construida sobre una sólida doctrina bíblica. Cuando Pablo predicó el evangelio, lo hizo a través del razonamiento de las Escrituras y nunca apeló a una fe ciega. El médico Lucas, en su prólogo a su evangelio reveló que él determinó la verdad a través de una cuidadosa investigación:

Ha parecido conveniente para mí también, después de haber investigado diligentemente todo desde los comienzos, a escribir para usted en orden consecutivo, oh excelentísimo Teófilo, para que pueda conocer la verdad de las cosas que te han enseñado. (Lucas 1:3-4)

 ¿Qué enseñó Jesús?

Jesús le respondió: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. '" (Mateo 22:37)

Jesús extendió el primero de los diez mandamientos a amar al Señor, no sólo con nuestros corazones y almas, sino también con nuestras mentes. Jesús enseñó casi siempre con parábolas y ejemplos. Él hizo esto específicamente para que la gente piense acerca de lo que estaba diciendo. De hecho, en muchos casos, Jesús pregunta a la gente lo que pensaban de lo que decía. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, él explicaba las Escrituras a sus discípulos y les "abrió la mente" para que pudieran ver cómo Él cumplió la profecía mesiánica.

Finalmente, la Biblia enseña una fe racional, basada en el conocimiento y refinado a través de pruebas. Los cristianos son animados a usar sus mentes en todos los aspectos de la vida, incluyendo nuestra vida espiritual - la oración y la adoración. Dios valora la veracidad en un alto grado y quiere que sepamos la verdad sobre su creación, sobre la naturaleza de su ser y sobre sus Escrituras. En última instancia, Dios quiere que todos lleguen al conocimiento de la verdad de la salvación por medio de Jesucristo, para que puedan pasar la eternidad con Él en su Reino.
3