Aborto Legal No Es Aborto Seguro

Una serie de datos suministrados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que América Latina y el Caribe es la región del mundo con la tasa más alta de abortos inducidos. Segun OMS en 2008 se realizaron 4,4 millones de procedimientos para interrumpir embarazos en América Latina, en un 95 % de los casos de manera clandestina e insegura.

Esta cifra supone un aumento en 300 mil casos más que en 2003, equivalente a 31 o 32 abortos por cada 1.000 mujeres de edades entre 15 y 44 años, una tasa superior a la de otras regiones del mundo en desarrollo como África, con 29, y a la mundial, que ha experimentado un leve descenso o estancamiento desde 2003 y se sitúa en 28.

Recientemente la mexicana especialista en el tema, Fátima Juárez, aseguró a la agencia EFE que la situación puede ir de mal en peor; luego añadió, en un claro apoyo a la despenalización del aborto que «la penalización no frena los abortos sino que los hace cada vez más clandestinos y por tanto inseguros».

Por su lado, la organización no gubernamental Amnistia Internacional tambien se une a esta campaña regional por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe al asegurar que «restringir el acceso a los derechos sexuales y reproductivos pone en grave peligro los derechos humanos de mujeres y niñas.» Toda esta campaña se promueve bajo el lema, “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”.

Ante estas y otras declaraciones similares, la pregunta que surge por obligación es «¿realmente el aborto legal es sinónimo de aborto seguro?»

Pretender que el aborto se hace más seguro después de legalizado es desconocer el gran número de mujeres lesionadas o muertas por los llamados abortos legales y seguros cada año. Diversos estudios sobre  las muertes relacionadas a embarazos demuestran que la tasa de mortalidad asociada con el aborto es varios puntos más alta que la de embarazos llevados a término. Todo embarazo representa un riesgo para la salud y la vida de la mujer, pero el aborto eleva más ese riesgo.

Randy Alcorn cita un estudio publicado por Southern Medical Journal, que indicaba que las «mujeres que han tenido abortos tienen riesgos significativamente más altos de morir que las mujeres que dan a luz» y sigue diciendo «Esto incluye un riesgo 154% mayor de muerte que el suicidio, asi como tambien indices mayores a los de muerte por accidentes y homicidios.

Carol Everett, una ex abortista que perteneció a la indutria del aborto desde 1977 hasta 1983 en Dallas Texas, cuenta  las complicaciones que comunmente traian los abortos practicados en sus clinicas, dice: 
Estuvimos haciendo la traumática dilatación en un día, que tiene un alto porcentaje de complicaciones. En los últimos 18 meses en que estuve en el negocio, estuvimos completando más de 500 abortos al mes y matando o mutilando a una mujer en 500. Las complicaciones más comunes son perforaciones o rasgaduras en el útero y muchas de éstas resultan en histerectomías. El abortista también puede cortar o dañar las víasurinarias, lo cual requiere reparación quirúrgica. Una complicación que rara vez se hace pública es la en que el abortista perfora el útero y saca los intestinos por la vagina, ocasionando la colostomía. Algunas de éstas pueden volverse atrás, pero otras colostomías son para el resto de la vida.
A todo esto se añade que muchas de estas complicaciones no aparcen durante la cirugia sino después, estas complicaciones pueden ser cáncer de ovarios, cáncer de hígado, cáncer cervical (cuello uterino), cáncer de mama, recién nacidos discapacitados en posteriores embarazos, futuro embarazo ectópico, desorden nervioso, trastornos de sueños, otras complicaciones fisicas y psicológicas y la muerte.

Finalmente, citamos a Randy Alcorn nuevamente: «Cualquiera que dude todavia de que el aborto causa a las mujeres serios daños a largo plazo deberia examinar esta contundente evidencia»
2