¿Cuál Fue la Inscripción en la Cruz?

La polémica ha rodeado la muerte de Cristo en la cruz por casi dos milenios. En el tiempo del apóstol Pablo, era “tropezadero” para los judíos y “locura” para los griegos (1 Corintios 1:23). Durante los 2,000 años pasados, hombres y mujeres de toda etnia han rechazado—por muchas razones inaceptables—la historia del Salvador crucificado y resucitado. Tristemente, en la actualidad para algunos incluso la cruz física ha llegado a ser un tropezadero. A causa de una supuesta contradicción en cuanto a las palabras que se escribieron en la cruz de Cristo, algunos creen que el mensaje de la cruz que Juan, Pablo, Pedro, Felipe y otros predicaron, simplemente no es digno de confianza. Según los escépticos, los escritores del evangelio no estuvieron de acuerdo en cuanto a lo que decía el título que se puso en la cruz de Jesús.

  • Mateo: “Este es Jesús, el Rey de los Judíos” (27:37).
  • Marcos: “El Rey de los Judíos” (15:26).
  • Lucas: “Este es el Rey de los Judíos” (23:38).
  • Juan: “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos” (19:19).
Pregunta: ¿Estuvieron en desacuerdo Mateo, Marcos, Lucas y Juan en cuanto a lo que se escribió en la cruz, o registraron estos cuatro escritores enunciados fidedignos?

Antes de responder la pregunta anterior, considere la siguiente ilustración. Una noche después de salir del trabajo, informé a mi esposa (Jana) en cuanto a una acusación que leí en un cartel publicitario en mi camino. Se trataba de uno de nuestros amigos que estaba tratando de ocupar un puesto en la municipalidad. Procedí a contarle que la acusación decía: “John Doe es un ladrón”. El siguiente día, nuestra sobrina (Shanon) vino a la casa y contó a Jana que había visto un cartel (el mismo que había mencionado un día antes) que decía: “El candidato al municipio, John Doe, es un ladrón”. Finalmente, el próximo día, una amiga (Rhonda) visitó a Jana y le informó del mismo cartel, el cual decía: “El candidato al municipio de Montgomery, John Doe, es un ladrón”. Pregunta: ¿Estaría alguien justificado al decir que Shanon, Rhonda y yo nos contradijimos en cuanto a lo que el cartel decía? ¡Ciertamente no! Los tres reportamos la misma acusación (“John Doe es un ladrón”), excepto que Shanon mencionó el hecho que él era “un candidato al municipio”, y Rhonda añadió que era un candidato de “Montgomery”. Todos reportamos verazmente la acusación que vimos en el cartel. De igual manera, la acusación en la cruz en cuanto a Jesús es la misma en las cuatro narraciones—“el Rey de los Judíos”.

  • Mateo: “Este es Jesús, el Rey de los Judíos” (27:37).
  • Marcos: “El Rey de los Judíos” (15:26).
  • Lucas: “Este es el Rey de los Judíos” (23:38).
  • Juan: “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos” (19:19).
La única variación en la inscripción es el nombre personal de Jesús. Esta supuesta contradicción se explica fácilmente al reconocer que Juan registró la inscripción completa, mientras los otros escritores asumieron que todos entendían el nombre personal, y por ende simplemente se enfocaron en la acusación en la cual se basó la crucifixión. La acusación no fue que este hombre era Jesús de Nazaret, ya que no existía controversia en cuanto a Su nombre, ni Su tierra. Fue un hecho conocido que el hombre crucificado entre dos ladrones era realmente “Jesús de Nazaret”. De una manera algo parecida a la acusación controversial mencionada anteriormente en cuanto a John Doe, la acusación clave tenía que ver con el hecho que Jesús era “el Rey de los Judíos”, y los cuatro escritores del evangelio mencionaron esto.

Además, se debe tener en cuenta que la acusación en la cruz fue escrita en tres idiomas diferentes, y se pudo haber necesitado traducirla en algunos casos. Según Juan, el título “estaba escrito en hebreo, en griego y en latín” (Juan 19:20; cf. Lucas 23:38). Se dice que Pilato había escrito el título (Juan 19:19), y él (o quienquiera que ordenó a escribirlo—cf. Juan 19:1) pudo haber escrito una expresión ligeramente diferente en cada idioma de acuerdo a su habilidad en cada idioma, o según el tiempo que quiso emplear en escribir cada una. Adicionalmente, como el comentarista Albert Barnes señaló, “Un evangelista pudo haberlo traducido del hebreo, otro del griego, el tercero del latín y el cuarto pudo haber traducido una de las inscripciones un poco diferente que los otros” (1997).

La inscripción en la cruz de Cristo que los cuatro escritores del evangelio mencionan prueba una vez más, no que la Biblia contiene discrepancias, sino que los narradores escribieron independientemente. No dependieron el uno del otro para asegurarse que sus hechos fueron exactamente correctos. En cambio, sus relatos exactos de la vida de Jesús se basan firmemente en la “inspiración de Dios” (2 Timoteo 3:16).
Articulo original de Apologetics Press
0