30 de abril de 2012

¿Es Dios un Monstruo Moral?

Dios en el Antiguo Testamento parece tener muchas personalidades, a veces con tratos crueles e injustos y otras veces con amor, etc. Sin duda que, hay dos grandes áreas en que los humanos tienen un momento difícil de conciliación: EL AMOR DE DIOS frente a la JUSTICIA DE DIOS. Es cierto que la Biblia afirma que Dios es amor, pero el amor de Dios requiere la justicia de Dios. ¿Cómo disciplinar a los hijos cuando desobedecen? Dios nos disciplina si no cumplimos con sus requerimientos. El problema para nosotros es que no podemos mantener todas las leyes de Dios a causa de nuestro egoísmo, por lo que Dios habría sido completamente justo en la destrucción de todos nosotros, por nuestra desobediencia. Pero es sólo a través de su extraordinario amor y la gracia que se nos permite en su presencia.

¿Monstruosidades de Dios?

Aun así muchos insisten en que «Dios es un monstruo moral» Si usted lee un sitio web ateo, usted encontrará a menudo quejas de que el Dios de la Biblia de manera arbitraria ordenó la destrucción de ciudades enteras, como Jericó, sólo para permitir a los judíos tener una patria en el Medio Oriente. La pregunta que comúnmente se hacen es: ¿Cómo puede un Dios de Amor ordenar la muerte de tantas gentes, incluyendo niños "inocentes"? El argumento suena bien, pero es completamente falso. El supuesto es que las personas que Dios ordenó destruir eran moralmente iguales a los judíos que los reemplazaron. Sin embargo, esto es lo que dice la Bibliaacerca de las personas que fueron destruidas:
«De modo que no es por tu justicia ni por tu rectitud por lo que vas a tomar posesión de su tierra. ¡No! La propia maldad de esas naciones hará que el Señor tu Dios las arroje lejos de ti. Así cumplirá lo que juró a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob.» (Deuteronomio 9.5)
Muy bien, ¿Qué tan "malas" podrían ser esas personas? Bueno, ¿Qué hay de matar a sus propios hijos e hijas ofreciéndolos en fuego como sacrificio a sus dioses? La posición de Dios es contundente:

«Ante tus propios ojos el Señor tu Dios exterminará a las naciones que vas a invadir y desposeer. Cuando las hayas expulsado y te hayas establecido en su tierra, después de haberlas destruido cuídate de no seguir su ejemplo y caer en la trampa de inquirir acerca de sus dioses. No preguntes: “¿Cómo adoraban estas naciones a sus dioses, para que yo pueda hacer lo mismo?” No adorarás de esa manera al Señor tu Dios, porque al Señor le resulta abominable todo lo que ellos hacen para honrar a sus dioses. ¡Hasta quemaban a sus hijos e hijas en el fuego como sacrificios a sus dioses!» (Deuteronomio 12:29-31.)

La maldad de estas personas se confirma en otros versículos de la Biblia. Así que vemos que estas personas no son tan inocentes como los ateos que quieren hacer creer. El hecho de que estas personas practicaran el sacrificio de niños también se confirma en los escritos seculares. (Y es bueno hacer notar que de manera ambigua muchos ateos de nuestro tiempo, que califican como cruel al Dios de la biblia, creen que la muerte de sus hijos no es del todo mala ya que promueven la legalización de matar bebés pre-nacidos planteando el aborto como una elección). Por estas razones y otras, Dios ordenó la destrucción de dichos pueblos.

Ahora ¿Dios ordena matar a los inocentes junto con los malos? Cuando Dios estaba a punto de destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, Abraham le pidió a Dios que no destruyera las ciudades, si había personas justas en ellas. Dios dijo que no. Entonces Abraham se hizo la misma pregunta, si había 45 personas justas. Cada vez que se redujo el número obtuvo la misma respuesta. El hecho es que Dios no habría destruido esas ciudades si habitaban personas justas en ellas. Los justos eran pocos en esas ciudades y Dios los libró. Por lo tanto, Dios no destruye a los justos junto con los malos.

¿Qué pasa con los niños?

En algunos casos, Dios ordenó el asesinato de poblaciones enteras, presumiblemente incluyendo el asesinato de bebés y niños. ¿No es Dios injusto al ordenar matar a estos pequeños inocentes? En primer lugar, la Biblia indica que todas las personas son pecadoras y dignas de juicio, incluidos los bebés. Sin embargo, la Biblia también indica que los niños son incapaces de tomar decisiones morales, por lo que a través de Cristo automáticamente se les recompensa con el cielo. Así, es que a los bebés muertos, Dios en realidad les hace un favor, ya que, si hubieran crecido en contra de Dios, se habrían ido al infierno. Si Dios fuera a haber guardado algunos de los niños habría sido difícil determinar la edad exacta. Y si tomamos la sociedad actual donde abunda la depravación moral, la corrupción de los niños sería temprana y severa. Dios fue muy claro en que él no quería que los hijos e hijas de los pueblos dañados se casaran con los hijos e hijas de Israel para llevarlos por mal camino a través de la falsa adoración. Aun así, hay muchos ejemplos de los israelitas siendo contaminados en su culto por los pueblos que lo rodeaban.

Así que, a fin de mantener su justicia, Dios tiene que juzgar el pecado -Todo lo que va en contra de su carácter-. Si Dios permite a todo el mundo en el cielo, entonces él tendría que permitir personas como Stalin y Hitler. Obviamente, el cielo no sería un buen lugar para estar con los gustos de las personas allí. Por lo tanto, la justicia de Dios exige el castigo de todos los pecados. Sólo aquellas personas que creen en Jesús y están dispuestos a vivir alejado del pecado pueden entrar en el cielo.

3 comentarios:

ArticulosSalud dijo...

Excelente explicación. Algo para añadir, es que Dios siempre anunciaba una destrucción para que el hombre se arrepintiera y reconsiderara su camino.

http://articulossalud.com
articulosalud@gmail.com

Anónimo dijo...

Dios mio, las explicaciones que hay queleer...

Anónimo dijo...

Guardate tu dios,tubiblia y tu religion.Sabes que dios no existe,que todo lo que dices es mentira pero no te importa seguir mintiendo y enganando

 

El Kerusso Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates