¿Cómo Detectar Los Falsos Predicadores? Una Lección Aprendida De Los Billetes

Muchas de las personas que me conocen saben que durante mucho tiempo me he desempeñado como cajero en una institución de la banca comercial. Como mi puesto lo exige, la principal tarea que se me asigna es contar los billetes que recibo como depósitos o pagos de los productos de los clientes. Esto me obliga a estar preparado y alerta para detectar los billetes falsos que pudieran estar entre los billetes auténticos.

Ahora, la forma como hace un cajero para detectar los billetes falsos puede servirnos como experiencia para descubrir a los falsos maestros y predicadores que se levantan en los púlpitos y otros escenarios de la iglesia. En las siguientes líneas le comparto cuatro pasos aprendidos de la detección de billetes falsos que usted puede aplicar para identificar a los falsos predicadores, y lo más importante, principios bíblicos sobre esto que usted debe conocer.

1.- Conozca bien los billetes auténticos

Recuerdo que desde que inicié mi entrenamiento como cajero mi mayor expectativa era conocer los billetes falsos, cada día iba al hotel donde me hospedaba esperando que al día siguiente nos mostraran por lo menos uno para palparlo. Pero llegó el día en que nos dijeron que para la práctica solo hay billetes buenos, conozcanlo bien y eso será suficiente para conocer los malos. No lo asimilé de inmediato pero luego entendí el punto: «para descubrir lo falso, conozca lo verdadero.»

El apóstol Pablo le escribió una exhortación similar a Timoteo, el joven pastor que vivía en medio de la apostasía: «ocúpate en la lectura de las Escrituras.» No hay una fórmula muy complicada para combatir la falsedad -conoce la biblia -es el  primer y más importante consejo para evitar ser engañado con fábulas. Esto es que estando familiarizados con la verdad, estaremos en condiciones de reconocer una falsificación. Lamentablemente la debilidad de la iglesia de hoy comienza en los púlpitos porque hay una escasez de la exposición de la Palabra de Dios, y porque muchos creyentes de manera individual no leen su biblia. Muchos no terminan de comprender que así como no se concibe que un médico no lea sobre fisiología, no se concibe un cristiano que no conozca su biblia y la razón de ser de su Fe.

Conocer Las Escrituras nos conecta con Dios, sus planes y propósitos; esa es la espada que  nos ayuda a combatir toda falsedad. Lo contrario abre nuestras mentes para el engaño de los que tienen sus intereses corrompidos. Pablo advierte sobre estos de muchas maneras:

Si alguien enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido y nada entiende. (Timoteo 6:3-4)

Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. (2 Timoteo 1:13)
Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad. (2 Timoteo 2:15)

Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido. Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (apto), equipado para toda buena obra. (2 Timoteo 3:14-17)
Ninguno de estos consejos podrían ser llevados a la práctica por Timoteo sin conocimiento de Las Escrituras. Ese mismo conocimiento es necesario para nosotros hoy; y créame nunca tendremos tanto conocimiento como para detener el estudio de la Biblia.

2.- Manténgase  alerta
Luego de conocer las características de los billetes, lo más importante es estar concentrado, es decir, no distraerse o dormirse mientras cuenta los billetes. ¿Qué aprendemos de esto? que de la misma manera cada cristiano debe estar pendiente a todo lo que dice el predicador. Es posible tener suficiente conocimiento de la Biblia y dejarse engañar en un punto importante de la doctrina bíblica. Todo tipo de estafador emplea artimañas de distracción, como juegos de palabras confusas, tergiversaciones, y conceptos familiares pero redefinidos con el fin de establecer cierta conexión con la  verdad que en el fondo niega.
También hay advertencias sobre esto de parte de los apóstoles para que los hermanos en cada congregación se cuidaran de aquellos que:
...Encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor (2 Pedro 2:1)
...Los perturban a ustedes y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, les anunciara otro evangelio contrario a que les hemos anunciado, sea anatema [maldito] (Gálatas 1:7-8)
«Esto lo digo para que nadie los engañe con razonamientos persuasivos (sutiles)... Miren que nadie los haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios (las normas) elementales del mundo y no según Cristo. (Colosenses 2:4,8).
Amados, no crean a todo espíritu, sino prueben los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo. (1 Juan 4:1).
Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo. (Judas 4)

3.- Si duda, examine más profundamente
Estar alerta debe ir acompañado de una actitud crítica. Si de repente nos encontramos con alguna característica dudosa es bueno detenerse para indagar y examinar profundamente. Aunque debemos tener siempre presente que todo predicador es falible es saludable reconocer personas fieles que poseen mayor conocimiento y experiencia.
Pablo, en su última carta antes de su muerte, cuando su principal preocupación era el futuro de la obra del Señor, escribió a Timoteo: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2). Estas personas fieles son puestas por Dios durante toda la historia de la iglesia para instruir y cuidar con su conocimiento el rebaño del Señor.

4.- Evite que los falsos sigan circulando
Finalmente, todo el esfuerzo para identificar los billetes falsos no tiene sentido si vamos a permitir que después de identificados estos sigan circulando. Pablo le dijo a Tito que su responsabilidad no era solo predicar fielmente sino también «refutar a los que contradicen» y «tapar la boca a los que están trastornando familias enteras, enseñando por ganancias deshonestas, cosas que no deben.» (Tito 1:9,11). Esto es que debemos no solo edificar sino también derribar toda falsedad. Pablo lo dijo de otra forma en 2 Corintios 10:5 «destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.»
Estoy seguro que usted podrá encontrar otros principios que los puedan ayudar a ser instruido sobre este tan crucial para todo cristiano hoy. Espero que por lo menos estos principios lo ayuden a seguir buscando el consejo bíblico para estar preparado contra toda falsedad.
0