¿Es El Cristianismo Una Religión? Sí

Hace mucho tiempo que noto una tendencia constante y creciente de personas creyentes que afirman y repiten que el cristianismo no es una religión. La razón principal es porque asociamos la palabra religión a algo malo y porque pensamos que religión es lo opuesto a tener una relación personal con Dios.

Para corregir esto lo primero que debemos hacer es distinguir entre «religión» y «religiosidad». 

Según el diccionario VINE, en el Nuevo Testamento el término griego para religión es «threskeia» que también se puede traducir como «culto religioso o ceremonia religiosa» y es utilizado en Santiago 1:26,27 para definir la «religión pura» delante de Dios, que consiste según el texto en: «visitar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y guardarse sin mancha del mundo.» Con esto vemos que no hay ningún problema biblico en identificar el cristianismo como una religión. Con los ejemplos de Santiago podemos afirmar con absoluta confianza que el Cristianismo es la religión del amor al prójimo y sobre todo de la santidad delante de Dios.

Por el otro lado, está la palabra religiosidad que en el Nuevo Testamento, según el mismo diccionario VINE, proviene del término griego «deisidaimon» que literalmente significa temer o reverenciar a los demonios y comúnmente es traducido como «supersticioso» o «religioso». Esta es la palabra que se utiliza en Hechos 17:22 cuando Pablo se dirige a los atenienses, note:

«Entonces Pablo poniéndose en pie en medio del Areópago, dijo: "Varones Atenienses, percibo que ustedes son muy religiosos en todo sentido.»

Podemos decir entonces que religioso es aquel que erróneamente cree que por seguir ciertos rituales o supersticiones puede ganar el favor de Dios. Dicho de otra forma, el religioso es aquel que cree que por sus obras puede alcanzar la salvación.

La religiosidad menosprecia el sacrificio de Cristo al considerarlo insuficiente; mientras que, en cuanto a la salvación la Biblia dice: Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. 

Concluimos volviendo a las palabras de Santiago en donde la religión tiene que ver con:

 1.- Hacer buenas obras. Estas buenas obras no las hacemos para ser salvos y acercarnos a Dios, sino porque Dios se acercó a nosotros y nos ha salvado.

 2.- Vivir en santidad. Esta religión no es contraria a mi relación con Dios sino que es la forma de evidenciarla en mi vida conforme a Su voluntad expresada en la Biblia.
0